Cargando...

Noticias

El Plan de Vivienda ya ha sido aprobado en Consejo de Ministros

Ciertas líneas han sido matizadas con respecto a los borradores inicialmente presentados.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Íñigo de la Serna, ministro de Fomento, ha anunciado la aprobación del nuevo Plan de Vivienda. Algunas de las nueve líneas de actuación han sido matizadas con respecto a los borradores inicialmente presentados. En este sentido, las ayudas al alquiler previstas, en un principio, para rentas de hasta 600 euros, se han ampliado a los 900 euros si así lo decide la Comunidad Autónoma. Asimismo, se diferencia entre las destinadas a menores de 35 años y las que no tienen límite de edad.

Por el contrario, el cheque vivienda de 10.800 euros para jóvenes interesados en comprar y que se suponían aplicables a toda España, han sido limitadas a municipios de menos de 5.000 habitantes. La finalidad es incrementar la población rural y descongestionar las grandes urbes. Otras de las medidas interesantes del nuevo plan son la subvención del 100% del alquiler a personas desahuciadas hasta 400 euros o las ayudas a los promotores que construyan o rehabiliten casas adaptadas a las personas de más de 65 años o que dediquen sus promociones al alquiler durante 25 años.

La opinión de pisos.com

Ferran Font, director de Estudios de pisos.com ha realizado unas valoraciones respecto al nuevo plan:

• El nuevo plan de vivienda nace con el objetivo de aportar soluciones a las necesidades más urgentes del mercado actual, pero no lo hace exento de polémica. En el sector hay dudas sobre la efectividad real de las ayudas anunciadas y destinadas, principalmente, a colectivos vulnerables como los jóvenes o los mayores de 65 años.

• En cuanto a las ayudas del alquiler, con estas medidas se corre el riesgo que ese aumento de la capacidad de pago del inquilino se traslade a los precios de los alquileres, provocando el efecto contrario al deseado. En este sentido, contamos con experiencias anteriores que han puesto en evidencia este sobrecoste. Lo que sí vemos coherente es que se diseñen programas para aumentar el parque de vivienda social en grandes ciudades con ayudas a los promotores, ya sea para la nueva construcción como para la renovación. Igualmente, las ayudas a las rehabilitación, que por primera vez se concederán a viviendas de forma individualizada, y no al conjunto de la finca, también constituyen una novedad que se recibe de buen grado.

• Respecto a las ayudas a la compra, la decisión del gobierno de limitarlas a municipios de menos de 5.000 habitantes es bastante acertada, ya podrían tener su impacto positivo en este tipo de • localizaciones, donde la demanda está ajustada a la oferta o es claramente inferior. Efectivamente, la operatividad de estas ayudas hubiera estado comprometida en grandes ciudades, donde los precios están muy presionados. Es más, lo más probable es que no hubieran ayudado a rebajar esta tensión, sino que la hubieran incrementado. El problema de fondo en las ubicaciones más “calientes” es que si, la primera vivienda continúa sin impulsarse, por ejemplo, agilizando la gestión del suelo urbanizable para obra nueva, el mercado seguirá dependiendo del comprador de reposición, cronificando la existencia de una demanda embalsamada.

• En resumen, hoy empieza el recorrido de un nuevo plan de vivienda a cuyas consecuencias habrá que estar atento, siguiendo su evolución, pero en el que se echa de menos una intervención en uno de los mayores problemas del sector inmobiliario en España: La ayuda al acceso al crédito de jóvenes que quieren comprarse una casa, pues no han tenido capacidad de ahorro los últimos años debido a la precariedad laboral.

Redacción/pisos.com – 12 mar 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *