Cargando...

Noticias

Las viviendas inteligentes y saludables se ponen de moda

En el mercado residencial, igual que en la moda, hay tendencias que marcan hacia donde evoluciona el mercado. Al analizar cuáles son las características de las nuevas promociones que se construyen destacan dos tendencias claras para 2019: las viviendas inteligentes y saludables que tienen como objetivo ser más eficientes. Estas casas incorporan los últimos avances tecnológicos para llevar la domótica a un nivel superior y utilizan los materiales y sistemas constructivos que mejoran la salud y bienestar de las personas.

Viviendas inteligentes que aprenden sola

La incorporación de la domótica ha ido creciendo en los últimos años para el control de la iluminación, la climatización y la seguridad del hogar. Las viviendas nuevas integran dispositivos para el control de estas funciones, pero también es posible incorporar un sistema domótico en una vivienda ya construida. Sin embargo, las viviendas inteligentes van un paso más allá en la automatización de las tareas. “La vivienda inteligente se distingue de la domótica por su capacidad de aprender de las costumbres de sus usuarios, pre organizando sus funciones según los hábitos de sus moradores”, explica Juan Trevijano, director de marketing y desarrollo digital de Pryconsa.


Este aprendizaje se logra a partir de los hábitos, del entorno o de otras casas de la zona con la “posibilidad de predecir comportamientos para hacer que sea todo más fácil y más eficiente”, según Javier Sánchez, director de innovación y marketing de Aedas Homes. Con esta premisa, algunas promotoras han comenzado a construir viviendas con dotaciones inteligentes como parte de su equipamiento básico.


Asistentes virtuales para hacer más inteligente la vivienda


En el proceso de crear viviendas inteligentes, la incorporación de los asistentes virtuales de Google, Amazon o Apple es la última innovación que han implementado las promotoras en su oferta de vivienda. Estos asistentes tienen una ventaja ya que se activan con la voz, “su interfaz es más intuitiva, solo tienes que hablar. Y, además, da igual cómo te expreses porque estos asistentes virtuales entienden el lenguaje natural y el contexto en el que se produce la conversación gracias a su potente inteligencia artificial”, explica Sánchez.


Estos asistentes por voz ofrecen una tecnología muy completa y desarrollada a un precio muy barato, según los promotores, por lo que son accesibles a la mayoría de los bolsillos. “Además, el software (el asistente virtual) mejora de forma constante y el hardware (el altavoz) no se queda obsoleto a las primeras de cambio”, según Sánchez. Aedas y Neinor Homes han optado por dotar a las nuevas viviendas con Google Home para regular la seguridad, iluminación, climatización, entretenimiento y limpieza del hogar.


En Neinor este servicio no repercute en el precio final de la vivienda, mientras que Aedas tampoco incrementa el precio de la vivienda si en la fase de diseño técnico de una promoción encuentran partners que puedan ofrecer el servicio, como el suelo radiante y refrescante de Uponor compatible con Google Home que se instala en algunas promociones. En Pryconsa todas las nuevas viviendas incorporan domótica controlada por voz de los asistentes virtuales, pero hay tres niveles de desarrollo: básico, medio o superior, que puede elegir el cliente. La incorporación de estos sistemas no tiene repercusión alguna en el precio de la vivienda, “asumiendo la empresa los costes de su instalación”, confirma Trevijano.


Casas que cuidan la salud y el bienestar


El wellness real estate se define como la construcción de viviendas que favorecen la salud y el bienestar de sus ocupantes. Para determinar las condiciones que debe cumplir una vivienda saludable, la empresa Delos estableció 540 criterios que incluyen desde el aire limpio a través de sistemas de ventilación natural cruzada con ventanas; la iluminación natural y la luz artificial adecuada a cada momento del día; la eficiencia energética con equipos eficientes y energías renovables hasta el uso de dispositivos para el uso eficiente del agua. En los próximos años se prevé un desarrollo de este tipo de viviendas hasta alcanzar en 2022 los 200.000 millones de dólares en todo el mundo.


“El desarrollo de viviendas saludables es una tendencia todavía muy joven a nivel internacional, no hay muchos desarrollos centrados en cuidar de la salud y la felicidad, lo más parecido son los eco-resorts, más preocupados por su integración en la naturaleza que por cuidar la salud de los inquilinos”, explica Manuel Fuertes, presidente de Grupo Kiatt, que construye una promoción de viviendas saludables en Alicante. En estas viviendas se han realizado estudios para asegurar la calidad de parámetros como el agua, el aire, la ventilación, la humedad o la iluminación para que cuiden al máximo el bienestar. Por ejemplo, en el diseño de las viviendas se guían por la carta solar para tener la mejor iluminación natural posible en cada época del año y se han creado espacios comunes que inciten al ejercicio físico.


Desde un punto de vista psicológico, las viviendas saludables cuidan el bienestar personal promoviendo más vida social dentro de la comunidad y con la neuroarquitectura. Para conseguir el primer objetivo diseñan zonas comunes que inciten a pasar más tiempo con diseños atractivos, jardines o huertos “que animan a la gente a hacer un pequeño porcentaje más de ejercicio el día. Zonas donde la gente pueda encontrarse de forma casual y puedan surgir amistades u organizar actividades comunes”, señala Fuertes. En cuanto a la neuroarquitectura, que surge de la unión de la neurología y la arquitectura, permite establecer pautas en el diseño y la decoración beneficiosas para el relax y la felicidad de los inquilinos. “La decoración que sigue patrones naturales o incluye el color verde tiende a relajarnos porque nos recuerda a la naturaleza, igual que las habitaciones con contornos redondeados y formas curvas, mientras que las estancias angulosas nos crispan y nos ponen alerta”.


El objetivo es conseguir casas eficientes


La eficiencia energética es un requisito indispensable de las nuevas viviendas, ya que el objetivo es conseguir edificios de consumo cero en 2020. Las nuevas viviendas se construyen con una alta calificación energética, pero las viviendas inteligentes y saludables potencian todavía más la eficiencia energética. “Cuando las viviendas son inteligentes aumenta la eficiencia energética al aprovechar de manera más efectiva todos nuestros recursos, consiguiendo reducciones de hasta un 15% en climatización y hasta un 25% en iluminación”, señala Trevijano. Además, la vivienda inteligente con el control que facilita sobre la calidad del aire, la iluminación, la temperatura o el agua, “puede hacer mucho por cuidar de la salud de las personas, como regular automáticamente la iluminación para adaptarse a los ciclos de sueño de los habitantes de la casa”, puntualiza Fuertes.


En la línea de mejorar la eficiencia energética, Neinor ha lanzado una promoción en Madrid donde ofrece un paquete con los paneles fotovoltaicos y la batería necesaria para que los clientes puedan generar su propia energía. “La derogación del ‘impuesto al sol’ nos ha permitido dar este paso y seguir avanzando hacia una vivienda lo más ecoeficiente posible”, explican desde Neinor. El coste de este paquete es de 19.900 euros por vivienda. La realidad es que las nuevas viviendas se construyen pensando en conseguir la mayor eficiencia energética porque el cliente actual está más concienciado con el cuidado del planeta. “La gente sabe a estas alturas que una casa energéticamente eficiente es algo bueno para el planeta y para su bolsillo por el ahorro que le va a producir en los años venideros”, confirma Sánchez.


E. Esparza – 28 Enero 2019 – pisos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *