Cargando...

Noticias

¿Cómo funcionan las iniciativas de los pueblos que necesitan gente para vivir y trabajar?

En España hay 8.124 municipios de los que más de 1.300 tienen menos de 100 habitantes. En total no suman más de 78.000 habitantes de los casi 47 millones habitantes que figuraban en el último padrón. Estos pueblos forman parte de la España deshabitada que se ha movilizado para tratar de revertir la situación. Frente a la superpoblación de las grandes ciudades, algunos municipios se enfrentan a su posible desaparición por el envejecimiento de la población. Se trata de pueblos que necesitan gente para vivir y trabajar. Algunos de ellos han puesto en marcha iniciativas que ofrecen vivienda gratis ofrecen vivienda gratis y un puesto de trabajo.

Muchos pueblos están en riesgo de despoblación irreversible, por lo que hay ayuntamientos que ofrecen casa y trabajo

La despoblación de los pueblos se inició en los años 60 cuando la población emigró a las ciudades en busca de oportunidades laborales. En los últimos años han cambiado las causas de la despoblación rural, ahora el descenso de la población se justifica por la baja natalidad y la mayor mortalidad por envejecimiento, según se recoge en el estudio sobre la sostenibilidad demográfica de la España vacía. El estudio destaca que existen 4.200 municipios con un grave problema de despoblación y 1.840 se han identificado como espacios rurales en riesgo de despoblación irreversible.

La despoblación rural no es un fenómeno español, se da también en otros países como Italia. Aquí se ha puesto en marcha una iniciativa para atraer a la población que ha llamado la atención de todo el mundo, la venta de casas a 1 euro en distintas localidades de Sicilia y Cerdeña. Eso sí, las casas tienen que ser reformadas en un plazo de tres años realizando una inversión en torno a los 20.000 euros. En España, también han sido noticia recurrente las propuestas de pueblos que ofrecen vivienda a familias a un precio bajo para que no se cierre la escuela. El problema es que la adaptación de los nuevos pobladores a la vida rural es difícil si no cuentan con un trabajo y escasean las posibilidades de empleo rural.

Subasta de solares baratos para construir inmuebles en pueblos que necesitan gente para vivir y trabajar

En España hay muchos pueblos que necesitan habitantes. Así, en una situación de despoblación irreversible se encontraba Olmeda de la Cuesta (Cuenca) que fue destacado en 2011 como el pueblo más envejecido de España en un estudio de la fundación BBVA. Con el fin de revitalizar el pueblo, el alcalde José Luis Regacho, decidió subastar a bajo precio solares que se habían quedado abandonados durante los años de la emigración a la ciudad, con la condición de que los compradores construyeran viviendas. Los precios de salida iban desde los 200 euros por un solar de 60 m² a los 3.000 euros por uno de 300 m². “Conseguimos recuperar 40 solares que subastamos entre 2013 y 2014. Los solares eran baratos pero exigíamos que construyeran una vivienda en un plazo máximo de 3 años”, explica José Luis Regacho.

La iniciativa tuvo una gran repercusión en los medios, por lo que hubo mucho interés de posibles compradores, aunque no se consiguieron vender todos los solares. “En total se subastaron 15 solares y se han construido 7 casas, pero también hay algunos adjudicatarios que no han hecho nada”. La condición era que si no se construía vivienda el solar revierte al ayuntamiento. El balance en Olmeda de la Cuesta, uno de los pueblos que buscan familias para repoblar, ha sido positivo, según el alcalde, porque se ha conseguido revitalizar el pueblo, se han construido nuevas viviendas y aunque en invierno apenas hay gente, han conseguido que los jóvenes se arraiguen al pueblo. “Estas casas se adquieren como segunda residencia porque si no hay trabajo es muy difícil que la gente se vaya a vivir a los pueblos”, apunta el alcalde que tiene previsto sacar a subasta otros solares en esta legislatura.

Volver al pueblo ofrece casas, tierras y negocios. Es una iniciativa que agrupa varios pueblos que ofrecen trabajo y vivienda

Hace unos meses se puso en marcha la web volvelalpueblo.org un proyecto realizado por Coceder (Confederación de Centros de Desarrollo Rural) en colaboración con el Ministerio de Sanidad para facilitar vivienda a nuevos pobladores en el medio rural. A través de los Centros de desarrollo rural de Galicia, Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura y Comunidad Valenciana identifican los territorios donde pueden tener disponibilidad de viviendas, tierras que se podrían trabajar y negocios que van a cerrar por la jubilación de sus titulares. “El objetivo es conseguir una población estable, un medio rural vivo con servicios, iniciativas y vitalidad donde las personas puedan desarrollar su proyecto de vida” explica Juan Manuel Polentinos, director gerente de Coceder.

El banco de casas cuenta con 418 viviendas ubicadas en distintos territorios. La mayoría se ofrecen en régimen de alquiler, aunque también puede ser en venta o cesión de uso. “Nuestra misión es poner en contacto a los propietarios de las casas con las personas interesadas en irse a vivir al campo, pero la gestión final se hace directamente entre propietario e inquilino”, puntualiza Polentinos, que insiste en que las casas no se regalan, aunque el alquiler que se paga es barato. “Está dirigido a gente que busca casas más baratas o que quieran iniciar un proyecto de vida en el medio rural”. Más de 200 familias se han interesado en esta iniciativa “ha despertado mucho interés”, señala Polentinos, pero hasta final de año no harán balance de resultados. El perfil de los solicitantes de vivienda es muy variado: parados, jubilados, gente joven y de mediana edad interesados en vivir en el campo.

¿Es posible encontrar casas baratas en pueblos abandonados o despoblados? Proyecto Arraigo busca viviendas para población estable y segunda residencia

El proyecto arraigo nació en Soria hace 3 años ampliando desde entonces su campo de acción a Burgos y Madrid, para dar soluciones al problema de la despoblación y el envejecimiento de los pueblos. “Hacemos servicios poblacionales que consisten en ayudar a las personas de la ciudad que quieren ir a vivir al medio rural a encontrar una casa que se adapte a sus necesidades”, explica Enrique Martínez Pomar, director del proyecto. Para llevar a cabo su cometido, por un lado contactan con las personas que quieren instalarse en los pueblos para conocer su motivación y habilidades y, por otro, con pequeños pueblos, de menos de 100 habitantes, que sufren los problemas de la despoblación.

“En los pueblos hacemos también encuestas para saber sus necesidades. Los ayuntamientos pueden pedir, por ejemplo, que venga un carpintero o familias con niños para evitar el cierre de la escuela. El objetivo es ver cómo se pueden vincular las familias que quieren vivir en el pueblo con los lugareños”, comenta Martínez. Con la ayuda del pueblo, se buscan casas particulares o de los ayuntamientos que puedan ser puestas en alquiler como mínimo por un año. “Tiempo suficiente para que el propietario tenga una garantía que le permita dar el paso de dejar la casa en alquiler y el urbanita pueda saber si es el entorno que busca”, señala Martínez.

Los pueblos deshabitados que ofrecen casa y trabajo son ideales para emprendedores, jubilados y parados

El contrato se firma entre propietarios e inquilinos directamente al precio que decidan las partes. “El proyecto cuenta con 140 casas disponibles y 35 alquiladas, como primera o segunda residencia”, detalla Martínez. Las familias con hijos que trabajan en la ciudad alquilan como segunda residencia para los fines de semana y vacaciones, mientras que los que alquilan como vivienda habitual son emprendedores dispuestos a montar su negocio en el pueblo, jubilados y parados que han conseguido trabajo en el pueblo.

“La mayoría son españoles procedentes de Soria, Madrid, Cataluña y País Vasco pero también hay una pequeña presencia de personas de origen sudamericano que tienen la nacionalidad española”. El interés que despiertan estas iniciativas es enorme, aunque como señalan sus promotores, hay que explicar bien a la gente cómo es la vida en el medio rural porque la adaptación viniendo de una ciudad es complicada si no se tiene un proyecto para desarrollar en el pueblo.

E. Esparza – 26 julio, 2019 – pisos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *